5 feb. 2009

UN MINUTO NO TIENE SESENTA SEGUNDOS

Proyecto: Germina Campos
Texto: Cintia Clara Romero
Artistas: León Ferrari / Horacio Zabala / Nicolás Balangero / Mariana de Matteis / Emilse Barbosa / Lali Martinez / Luciano Burba / Claudia del Río / Ponchi / Lorraine Green / Luciano Ominetti / Cecilia Orso / Cintia Clara Romero / Fernanda Aquere / Rubén Marino Tolosa / Diego Vergara / Rosana Storti
Lugar: Taller de Marcos para Cuadros. 1° de mayo 2670. Santa Fe
.

.
Texto
Hace tiempo no me sentaba justo aquí en el punto equidistante a todos los puntos que forman el jardín. Elevo la cabeza y veo un trozo de pleno cielo y muchos pedacitos semicelestes que aparecen entre las hojas del cafeto que ya casi todo lo cubre. Repentinamente me doy cuenta de su voraz crecimiento, como así también, en ese mismo instante, me detengo en el modo bello en el que se relacionan las plantas de aquel rincón. Una hoja parece apoyarse en otra, y así solidariamente van construyendo un sistema de formas que me parece se acerca a lo que entiendo por perfecto.
El verano parece haber alcanzado su plena dimensión y temo que ciertos vientos cálidos atenten contra el verde por eso comienzo a hacer algunos planes. Ubico el regador en la parte noroeste y cada quince minutos lo iré corriendo hasta cubrir toda la superficie. Si el jardín tiene casi veinticinco metros cuadrados y la pequeña llovizna artificial, a falta de presión, moja en un diámetro de metro y medio, calculo que esta tarea me demandará aproximadamente tres horas. Esta es la única cita a la que tengo que responder esta tarde en la que mi agenda es un sinsentido; y eso de ser ama y señora del tiempo, debo admitir, es un desafío al que tengo que responder con valentía y creatividad.
Corro por quinta vez la flor de agua y sigo mirando, esta vez, el encadenamiento sutil que existe entre la rama, el tallo y las hojas del laurel. Tallo hoja, tallo hoja, hoja tallo, línea que se vuelve sobre sí formando otra hoja y sigue.
Una imagen conduce a una idea y esa a otras, una idea se vuelve sobre otra y se entrelazan todas del mismo modo bello que la enredadera del rincón. Hoy la percepción sutilizada de las cosas que siempre estuvieron aquí se manifiesta en un tiempo otro donde un minuto parece no tener sesenta segundos.

///

Un minuto que no tiene sesenta segundos es un proyecto curioso sostenido por el deseo de conocer qué hicieron algunos de los artistas que más nos gustan durante el verano. Sea este un tiempo sabático, de descanso, o uno más en nuestra agenda laboral cierta idea de atemporalidad parece contagiar los días. Si no somos nosotros los dichosos de poder disfrutar de una temporada de vacaciones, seguramente otros sí y esos otros determinan un cambio de frecuencia. Sospechamos que es una especie de recreo donde el tiempo libre y de ocio potencian el surgimiento de nuevas ideas, la experimentación o simplemente el hacer despojado de pretensiones.
Nos movilizó la idea de obra (aún) “no reconcida”. Aquellos trabajos que aparecen y los dejamos en una especie de limbo privado sometido a las pruebas del pensamiento. Deseamos liberarlos de ese estatus y simplemente disfrutarlos. Ejercicios, experimentos, producciones hijas del puro placer o simplemente trabajos que continúan con el desarrollo de proyectos anteriores presentan León Ferrari, Horacio Zabala, Nicolás Balangero, Mariana de Matteis, Emilse Barbosa, Lali Martinez, Luciano Burba, Claudia del Río, Ponchi, Lorraine Green, Luciano Ominetti, Cecilia Orso, Cintia Clara Romero, Fernanda Aquere, Rubén Marino Tolosa, Diego Vergara y Rosana Storti, en esta muestra.
Deseamos reunir en el muro de una marquetería las producciones de amigos a cuyo trabajo siempre seguimos atentamente, las de otros artistas que no conocemos pero nos encantan y las de aquellos a los que admiramos eternamente y agradecemos el gesto poderoso de haber aceptado la invitación.
Así como en Facebook, sólo que ya no en una modalidad virtual sino física, subiremos al muro obras realizadas durante este segmento laxo de tiempo que son las vacaciones, con el propósito de compartir lo que hacemos, conquistar amigos, consolidar lazos y alentar posibles proyectos en conjunto. Otros visitaran y dejarán sus comentarios, y seguramente desearemos ¡hacernos fan de alguno!
De este modo deseamos celebrar la culminación del Proyecto Estaciones que desde diciembre de 2006 Germina Campos desarrolla en espacios no convencionales de exhibición. Debido a que uno de los pilares de nuestro funcionamiento es el nomadismo en este tiempo nos apropiarnos de las posibilidades que brinda la web, como así también del espacio público y comercial para desarrollar 8 proyectos que han involucrado a 74 artistas de 9 provincias de la Argentina, así como también de Bolivia, Perú y México.
.
Cintia Clara Romero, enero 2009




R
RRosana Storti
Durante el verano pienso aproximadamente ocho o nueve proyectos, ideas brillantes que nunca llevo a cabo. Programo no menos de diez visitas: tías, tíos, primos, amigas, amigas de mis amigas. También me propongo andar en bicicleta, aprender a nadar, aprender a manejar y el siempre postergado comienzo del gimnasio, pero el calor me agobia y las interminables siestas santafesinas frenan todo intento de movimiento. Es entonces donde despierto en el mar…
-Cara o seca?
-cara!
-te toca a vos…
Observo como caminan en línea recta… pasos cortos… sus pies se hunden en la arena mojada… sus pisadas desaparecen. Cierro los ojos en ese instante y este se hace eterno… en mi retina solo perdura el horizonte…